Pinturas

El árbol de moras, la evolución en el estilo de Van Gogh

Van Gogh pintó El árbol de moras en Octubre de 1889, durante su estadía en el manicomio de Saint-Paul-de-Mausole en Saint-Rémy-en-Provence. Entró a la institución el 8 de Mayo de 1889, esperando recuperarse de varias crisis mentales e intentos de suicido que tuvo, además del infame accidente de la oreja. A pesar de que fue un momento en el que tuvo que recuperar su fuerza y calmar su mente, Van Gogh salió lo mas pronto que pudo solo para poder pintar de nuevo.

Al principio tenía prohibido de dejar el edificio, pero poco a poco le permitieron ir a los alrededores a pintar. Debido a que el lugar se encontraba en una aislada, Van Gogh tenía pocos modelos para sentar y pintar. No interactuó mucho con otros pacientes así que se enfocó a los paisajes.

El árbol de moras - Van Gogh

El árbol de moras

El árbol de moras es un oleo sobre tela de  53 x 66 cm. Actualmente se encuentra en el museo Norton-Simon en Pasadena, California. Van Gogh describe ésta pintura como “…un árbol de moras, totalmente amarillo parado en un suelo rocoso frente al cielo azul (carta 808). Es un resumen simple para la viveza de la obra, ya que no menciona los pequeños detalles que ayudan al receptor como el pequeño arbusto en el fondo o como las sombras de otros árboles se muestran sobre las rocas.

Uno de mis detalles favoritos de la obra son los caóticos espirales en las pinceladas del árbol. Éstas pinceladas muestran el estado mental de Van Gogh. Unos meses antes, tuvo una crisis mental de la que no encontraba razón ni significado. En la carta con su hermana Wilhemina menciona “Que difícil es resumir la vida ordinaria de uno sin ser completamente devastado por la infelicidad” (Carta 818). Los distintos tonos de azul del cielo reafirman su condición mental. A la derecha pareciera que se le acabó el azul oscuro y luego lo coloca apurado con fuertes pinceladas en las orillas.

El drama del contraste de los pálidos amarillos y grises de las piedras, y el verde con naranja del árbol sobre el oscuro azul del cielo es lo que más me llama la atención. Van Gogh eligió esos colores cuidadosamente. El profundo del azul es un cambio radical, diferente a los tonos claros que adoptó de los impresionistas. Por lo general lo usaba en sus escenas nocturnas. ¿Por qué lo usó  en ésta obra que pareciera un error? Se puede interpretar como el comienzo de una tormenta. Se acerca peligrosamente sobre el árbol de moras y amenaza su existencia. Van Gogh prefería pintar lo que veía, así que quizás él era la tormenta y necesitaba plasmarla ahí. Otra interpretación se basa en lo “otoñal” de la obra, pero con un cielo invernal. Otoño es la estación antes del final que es el invierno, aunque el árbol se muestra aún lleno de vida. El amarillo, naranja y verde de las hojas como espirales se levantan desafiando la oscuridad y la noche del invierno, aún con vida, aún deseando vivir a pesar de la oscuridad.

El tiempo que Van Gogh vivió en Saint-Rémy impactó en su estilo. Empezó con lo que aprendió en París y con Gauguin y lo reforzó en su característica paleta de colores y estilo. Es donde lo “estableció” y tomó desiciones precisas de qué era lo que quería y sentía como lo mas importante.

http://vangoghletters.org/vg/letters/let808/letter.html

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *